Ir al contenido principal

Alunizando de nuevo

¡Hola!
Ha pasado mucho tiempo desde que no veo la luna. Y llevo unas semanas intentándolo. El problema era que estaba menguante (salía demasiado tarde) o bien, cuando estaba creciente, tenía que esperar a que el cielo estuviera oscuro, y entonces la luna se encontraba en la zona de inaccesibilidad (ver "Cúmulo globular")... hasta ayer.
El cielo estaba bastante oscuro. Se podían ver las estrellas más brillantes. La luna, aún visible, estaba alta sobre el horizonte, y mostraba una hermosa forma gibosa. Con el telescopio preparado, me dispuse a observarla, primero con el ocular de 25mm y el filtro de neodimio. Perfecto. Seeing espectacular, la luna no vibraba. Los cráteres Tycho, Clavius y Copérnico eran los que más se resaltaban entre el resto de cráteres.

La Luna completa

Al norte, destacaba la coordillera de los Montes Jura, que rodean a Sinus Iridum, el cual aparecía cubierto en sombras, pues solo era visible la parte más occidental, donde se situaba el Promontorio Laplace. Algo más al este, aparecían los Montes Recti, los Montes Tenerife y el fabuloso circo de Platón.

Montes Jura y Platón

Algo más al sur, no hay mucho que destacar, salvo algunos circos, como Arquímedes, hasta llegar al hermoso circo de Copérnico. Ahí estaba, definido, con su forma ligeramente hexagonal y mostrando sus terrazas y sus picos centrales. Al norte de éste, los Montes Carpatus. Al este, Eratostenes y los Apeninos, los cuales se veían como una ligera linea oscura, pues estaban ya unos 15º en la zona iluminada. Al sur, Lansberg, el cual estaba más cerca del terminador que Copernicus, y Reinhold.

Copérnico

Más al sur, los Mares Cognitum y Nubium, donde se situaba el circo de Bullialdus. Más al este, podíamos distinguir, aunque no fácilmente, el trío Tolomeo-Alfonso-Arzachel, junto al crater Alpetragius.

Mare Cognitum, Mare Nubium y el trío central

Por último, en la parte más meridional, aparecían numerosos e incontables cráteres. Destacaban Tycho, en el que se distinguía el pico central, Clavius, con su cadena de cratercillos en el interior, Scheiner y Blancanus, ambos muy cerca de Clavius, Maginus, el cual no daba mucho relieve pero se mostraba de gran tamaño, y el trío Wilhelm-Montanari-Longomontanus. En el polo sur, destacaban los circos de Klaproth-Casatus y Newton.

Detalle de la parte meridional selenita

Estos detalles pudieron verse con el ocular de 10mm, mientras que con la Barlow y el mismo ocular se podían ver más detalles.

Por último, y una vez la Luna pasó a la zona de inaccesibilidad, me propuse volver a visitar M-22. Solo había un pequeño problema: la Luna estaba en Sagitario, por lo que toda la constelación, salvo Nunki, Ascella y Kaus Australis, era invisible a simple vista. Gracias al Sky Atlas 2000 y al buscador, logré encontrar Kaus Borealis, y de ahí, desviando el telescopio hacia el este, encontré el cúmulo, el cual, a causa de la Luna cercana y casi llena, no mostró tanto detalle como en la observación anterior; aun así, seguía siendo hermoso.

Comentarios

Entrada popular

Como cada año, tenemos "cachivache" nuevo

¡Hola!
Como bien dice el título, y al igual que el octubre pasado (léase Nuevo miembro de la "familia": mi primera DSLR), he aprovechado el dinero ahorrado para comprar un nuevo objeto tecnológico, esta vez en aras de incrementar mi rendimiento académico. Pero antes, tal y como hice el año pasado, toca una breve introducción.
Remontémonos al 24 de agosto de 2009. Tras el boom de los smartphones gracias al iPhone de Apple, y tras estar con un pre-smartphone (Motorola RAZR V3x), decidí comprar mi antiguo Nokia 5800 XpressMusic (véase Mi nuevo móvil). Por aquel entonces, se trataba de un smartphone puntero, que rivalizaba con la primera y entonces única generación de iPhone. Sus grandes bazas: una pantalla táctil, conectividad 3G y WiFi, GPS...


Gracias a este móvil con internet, podía navegar prácticamente en cualquier parte, dejando entonces el ordenador para navegar por páginas más complejas o incluso sólo para escribir. Sin embargo, pronto la pantalla se me quedó pequeña (3.…

Por unos meses (de momento), mi nuevo hogar

¡Hola a todos!
Sí, se que os he tenido abandonados por un largo tiempo, que mi última entrada fue hace mucho, pero hay un motivo bastante importante para ello, que quiero compartir con vosotros.
Como comenté en una de mis entradas anteriores, he estado cursando el Grado Superior en Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma. Comencé a estudiar dicha titulación el año pasado, por lo que este año he estado realizando segundo curso.
Tal y como alguno de vosotros sabréis, los grados superiores se caracterizan por ser unas titulaciones cortas, las cuales, en condiciones óptimas, se terminarían en 2 años, durante los cuales estaría el período de 400 horas de Formación en Centros de Trabajo (comúnmente conocida como las prácticas). Por lo tanto, y siendo la fecha que es, en teoría, y si se hubiesen dado dichas condiciones óptimas, yo ahora mismo debería de estar en dichas prácticas. Pero... ¿se dieron las circunstancias? ¿o tuve que esperar a la temporada de evaluaciones extraordinarias? Bue…

Excelente jornada de observación en espacio profundo

¡Hola!
Voy a compartir con vosotros la que es, de momento, mi mejor jornada de observación telescópica. Dicha jornada sucedió ayer, entre las 21 y las 22GMT, es decir, entre las 23 y las 24 locales. La calidad del cielo era excelente, buen seeing, ni el más mínimo soplo de aire, aunque bastante humedad.


Simulación del cielo y contaminación lumínica hacia la mitad de la observación, por Stellarium

Tras transportar el telescopio, junto a los oculares y el Sky Atlas 2000.0, empecé con mi aclimatación a la oscuridad. Gracias a la ausencia de farolas visibles y de ventanas iluminadas, ésta fue muy rápida. Mientras tanto, apunté con el telescopio a Polaris para efectuar pruebas de colimación y comprobar si el buscador estaba alineado. Ambas pruebas fueron satisfactorias. Una vez terminadas las pruebas, mis ojos estaban aclimatados a la oscuridad, de manera que, sin dificultad, podía ver la débil franja de la Vía Láctea, que iba desde la zona de Sagittarius hasta Cassiopeia (dicha constelac…