Ir al contenido principal

Alunizando de nuevo

¡Hola!
Ha pasado mucho tiempo desde que no veo la luna. Y llevo unas semanas intentándolo. El problema era que estaba menguante (salía demasiado tarde) o bien, cuando estaba creciente, tenía que esperar a que el cielo estuviera oscuro, y entonces la luna se encontraba en la zona de inaccesibilidad (ver "Cúmulo globular")... hasta ayer.
El cielo estaba bastante oscuro. Se podían ver las estrellas más brillantes. La luna, aún visible, estaba alta sobre el horizonte, y mostraba una hermosa forma gibosa. Con el telescopio preparado, me dispuse a observarla, primero con el ocular de 25mm y el filtro de neodimio. Perfecto. Seeing espectacular, la luna no vibraba. Los cráteres Tycho, Clavius y Copérnico eran los que más se resaltaban entre el resto de cráteres.

La Luna completa

Al norte, destacaba la coordillera de los Montes Jura, que rodean a Sinus Iridum, el cual aparecía cubierto en sombras, pues solo era visible la parte más occidental, donde se situaba el Promontorio Laplace. Algo más al este, aparecían los Montes Recti, los Montes Tenerife y el fabuloso circo de Platón.

Montes Jura y Platón

Algo más al sur, no hay mucho que destacar, salvo algunos circos, como Arquímedes, hasta llegar al hermoso circo de Copérnico. Ahí estaba, definido, con su forma ligeramente hexagonal y mostrando sus terrazas y sus picos centrales. Al norte de éste, los Montes Carpatus. Al este, Eratostenes y los Apeninos, los cuales se veían como una ligera linea oscura, pues estaban ya unos 15º en la zona iluminada. Al sur, Lansberg, el cual estaba más cerca del terminador que Copernicus, y Reinhold.

Copérnico

Más al sur, los Mares Cognitum y Nubium, donde se situaba el circo de Bullialdus. Más al este, podíamos distinguir, aunque no fácilmente, el trío Tolomeo-Alfonso-Arzachel, junto al crater Alpetragius.

Mare Cognitum, Mare Nubium y el trío central

Por último, en la parte más meridional, aparecían numerosos e incontables cráteres. Destacaban Tycho, en el que se distinguía el pico central, Clavius, con su cadena de cratercillos en el interior, Scheiner y Blancanus, ambos muy cerca de Clavius, Maginus, el cual no daba mucho relieve pero se mostraba de gran tamaño, y el trío Wilhelm-Montanari-Longomontanus. En el polo sur, destacaban los circos de Klaproth-Casatus y Newton.

Detalle de la parte meridional selenita

Estos detalles pudieron verse con el ocular de 10mm, mientras que con la Barlow y el mismo ocular se podían ver más detalles.

Por último, y una vez la Luna pasó a la zona de inaccesibilidad, me propuse volver a visitar M-22. Solo había un pequeño problema: la Luna estaba en Sagitario, por lo que toda la constelación, salvo Nunki, Ascella y Kaus Australis, era invisible a simple vista. Gracias al Sky Atlas 2000 y al buscador, logré encontrar Kaus Borealis, y de ahí, desviando el telescopio hacia el este, encontré el cúmulo, el cual, a causa de la Luna cercana y casi llena, no mostró tanto detalle como en la observación anterior; aun así, seguía siendo hermoso.

Comentarios

Entrada popular

Nuevo miembro de la "familia": mi primera DSLR

¡Hola!
Como habréis podido deducir del título, sí, he adquirido una DSLR (Digital Single-Lens Reflex), o, usando menos tecnicismos, una cámara digital con óptica refléx (podéis conseguir más información aquí y aquí).
Pero, ¿cómo comenzó esta aventura de pasar de mi ya bien conocida bridge, que tantas alegrías me ha dado, a una algo más desconocida DSLR?
Todo comenzó hará unos 8 años. En pleno comienzo de mi interés por la astronomía, y leyendo el libro "NightWatch. A Practical Guide to Viewing the Universe" (un libro que recomiendo, por cierto, para todo aquel que empiece en el mundillo), leí acerca de la astrofotografía, una rama de la fotografía caracterizada, a grandes rasgos, por su larga exposición, de minutos e incluso horas. ¿Podría conseguir semejantes fotografías con la compacta familiar?
Desgraciadamente, no se podía, por lo que la astrofotografía era, para mí, una utopía. Pero todo cambió en diciembre de 2008, cuando me ofrecieron una cámara bridge de segunda mano.…

¡¡¡Diez mil gracias!!!

¡Hola a todos!
Escribo esta entrada para comentaros que, gracias a todos vosotros, mis queridos lectores, se ha cumplido en el Cuaderno de Adrián una de las metas que me propuse cuando publiqué el blog, llegar a la decena de millar de visitas. Sin duda alguna, este número, de ya 5 cifras, me anima a continuar escribiendo, publicando y comentando, todo aquello que suceda en mi vida como informático, fotógrafo o astrónomo, así como punto de reflexión.
Tras haber conseguido esta meta, la próxima sería los 15.000 visitantes, los cuales me gustaría conseguir en un par de años, aunque por ahora ya estoy muy contento por llegar a las 5 cifras, uno de los retos que me puse al crear el blog. Muchas gracias a todos vosotros por leerme y soportar algunas veces mis delirios mentales jeje.
Un saludo a todos, nos vemos en la siguiente entrada ;).

Astronomía. Mi telescopio

Éste será el tema principal del "Cuaderno de Adrián". Hablaré de las noticias, opiniones y observaciones.
En éste artículo quiero presentar a mi telescopio, un Sky-Watcher dobson 203/1200. Para los que no entiendan del tema, voy a explicar:
Sky-Watcher es el nombre de la marca. Sería como Sony, Ford, etc. Esta marca es una de las importadoras de Synta, una empresa que fabrica telescopios "Made in China", muy baratos, pero con una calidad que rivaliza con las marcas más caras.Dobson es el nombre de la montura. Existen dos tipos de monturas: ecuatorial, que utiliza las coordenadas celestes, reflejo de las terrestres, las cuales permiten el seguimiento de los cuerpos ya sea de manera manual, moviendo los mandos de movimiento lento, o mediante motores; y altazimutal, la más "barata" y sencilla, que permite el movimiento horizontal y vertical, pero cuya motorización es más difícil. Dentro del último grupo entran las dobson: monturas de madera resistentes y suav…