Ir al contenido principal

Nuevo miembro de la "familia": mi primera DSLR

¡Hola!
Como habréis podido deducir del título, sí, he adquirido una DSLR (Digital Single-Lens Reflex), o, usando menos tecnicismos, una cámara digital con óptica refléx (podéis conseguir más información aquí y aquí).
Pero, ¿cómo comenzó esta aventura de pasar de mi ya bien conocida bridge, que tantas alegrías me ha dado, a una algo más desconocida DSLR?
Todo comenzó hará unos 8 años. En pleno comienzo de mi interés por la astronomía, y leyendo el libro "NightWatch. A Practical Guide to Viewing the Universe" (un libro que recomiendo, por cierto, para todo aquel que empiece en el mundillo), leí acerca de la astrofotografía, una rama de la fotografía caracterizada, a grandes rasgos, por su larga exposición, de minutos e incluso horas. ¿Podría conseguir semejantes fotografías con la compacta familiar?
Desgraciadamente, no se podía, por lo que la astrofotografía era, para mí, una utopía. Pero todo cambió en diciembre de 2008, cuando me ofrecieron una cámara bridge de segunda mano. Sí, hablo de mi querida Olympus, la cámara con la que he compartido tan buenos momentos. Esa cámara tenía todo lo que necesitaba en aquel momento: una cámara con la que poder hacer larga exposición (de hasta 15 segundos programados o en modo BULB limitado a 2 minutos), pero que a la vez se desenvolviese con soltura en fotografía cotidiana.
La bridge me brindó mis mejores fotografías hasta la fecha: no sólo astrofotografía de gran campo, sino también astrofotografía por telescopio (en especial la Luna, aunque también cayeron Saturno, Júpiter y Venus), macrofotografía (en especial de flora y de pequeños animales), fotografía de naturaleza (aquí incluyo mis fotografías publicadas en "El Tiempo" de RTVE), e incluso otros tipos de fotografías de larga exposición (destaco las "Explosiones de Supernova").
Si la cámara me daba todo lo que necesitaba, ¿por qué cambiarla? Las razones iban apareciendo poco a poco: en primer lugar, el limitado tiempo de larga exposición, que en un principio no parecía un gran problema, pero que, a la larga, sería poco a poco una molestia (no es lo mismo tirar 100 fotos de 15 segundos que 50 de 30, aunque el resultado de combinarlas sea similar). Tras ello, podría resaltar su reducido rango de ISO: desde el 80 (con casi nada de ruido, pero poco sensible) al 400 (con un ruido notable incluso en vistas en miniatura, y a la vez poco sensible con respecto a cámaras más modernas). Otras razones menores fueron el lento procesador (tras una toma RAW, la cámara tardaba 5 segundos en guardarla), el desgaste de la palanca de ZOOM, un sensor algo quemado (aparecían halos brillantes en algunas zonas, como el borde izquierdo y superior) un fotómetro poco útil (hasta el punto de que a veces se necesitaban 20 tomas de ensayo-error para conseguir la exposición adecuada en manual), y la casi imposibilidad de hacer fotografía tipo retrato de noche (mucho ruido, flash poco potente, y contraste excesivo).
Las réflex estaban en mi punto de mira, pero el precio me echaba atrás: la más barata no bajaba de 300 euros, casi 5 veces el coste de mi bridge. ¿Se amortizaría una diferencia de precio tal?
En ese momento, se anunció, en mi pueblo, el "Taller de Fotografía Nocturna". Como si de una señal se tratase, me hizo decidirme por comprar la réflex. Empecé a mirar modelos, viendo qué me ofrecían unos y qué me ofrecían otros, hasta decantarme por la Canon EOS 1100D. Apenas unos días después, comenzó el Taller. ¿Qué mejor ocasión de despedirme de mi bridge? Las fotografías las podeis encontrar en mi entrada Taller de Fotografía Nocturna.
Una semana después del Taller, llego mi cumpleaños, donde conseguí financiación suficiente. La réflex estaba más cercana que nunca. Tuve que esperar una semana más, hasta que, por fin, llegó la cámara:
A continuación, os dejo algunas de las fotografías realizadas con la cámara (a falta de la astrofotografía, la cual no ha sido todavía posible debido a la mala meteorología):


Las fotos están tomadas en modo Av (prioridad de apertura), usando en algunas de ellas la compensación de exposición en el fotómetro.

Comentarios

Edertano ha dicho que…
Me alegro por tu nueva adquisición, vas a notar un cambio importante en la calidad de las fotografías, sobre todo en lo que se refiere a la reducción del ruido, aumento de sensibilidad y a un aumento en el tiempo de exposición en el modo Bulb.
Te recomendaría te comprases un disparador a distancia (los hay muy baratos por ebay) para reducir el pelibro de movimiento (sobre todo usando telescopio).
Yo no soy tanto aficionado a la astrofotografía, pero si a la fotografía nocturna por lo que a lo mejor puedes encontrar algo de utilidad en mi blog.
Saludos
Emi Fernandez ha dicho que…
Enhorabuena por tu nueva adquisicion adrián! jejeje un beso

Entrada popular

Y así se cumple la "profecía"...

¡Hola!
Aproximadamente un año ha pasado desde que compré mi Nexus 7. Es algo que podemos recordar al leer Como cada año, tenemos "cachivache" nuevo. Sin embargo, esta entrada no va dedicada a dicha tablet.
Como podéis ver en la entrada del año pasado, en el párrafo final, expreso mi deseo de que una imagen, situada en su parte superior, se haga realidad, y sostengo que es probable que, en las mismas fechas del siguiente año, esto se cumpliese. Esta entrada significa que hace unas semanas, unos 11 meses después, se cumplió la "profecía".


¿Qué esconderá?
En efecto, casi un año después, y tras probar la experiencia Nexus, mi smartphone, un Sony Xperia P, se empezó a quedar corto. Además, poco a poco empezó a tener más problemas, tales como menor autonomía, algún que otro brick (se solucionaba formateando vía flash, pero no era nada cómodo), y lag con las llamadas (a veces tardaba más de una decena de segundos en sonar, y otros tantos en contestar dicha llamada). Tras m…