Ir al contenido principal

Experiencias navideñas

¡Hola!
Enero está finalizando, y en apenas horas comienza el mes más corto del año. ¿Qué ha sido de este primer enero como universitario?
Todo comenzó en nochevieja. Ahí estaba yo, con los seres que más quiero en el mundo (sin contar a mis padres, hermano, abuelos y Rample), mis amigos, vagando por la fría, oscura, noche de año nuevo. Esa noche fue irrepetible: primero de fiesta un poco, luego me encontré con mis padres con los que compartí alguna copina, y luego más fiesta aún, desayunando en el Mau-Mau antes de volver a casa.


Sin embargo, comenzó a haber pequeñas tensiones, acrecentándose éstas en la víspera del día de Reyes, en la cual, fui paje en la cabalgata, ayudando a mi gran amigo, Baltasar, a repartir los regalos por todo el mundo. Sin embargo, ¿de qué me debía preocupar?


A los pocos días volví a Cáceres, para afrontar mis primeros exámenes finales de la Universidad (de los cuales no se han publicado todas las notas, pero tienen buena pinta de momento). El estar separado de la familia y amigos, y el aumento de las tensiones, me desanimó bastante, volviendo cada fin de semana al pueblo para intentar relajarme. Ahí es cuando la gente a la que más quiero, familia y amigos, me ayudaron bastante (de hecho, esta entrada se la dedico a una persona muy especial para mí, que me ha ayudado y apoyado bastante en todo este tiempo), y pude finalizar la época de exámenes de una forma bastante normal, sonriente.


Volví el pasado lunes al pueblo, para despejarme de tantos exámenes de cara al segundo semestre. Y el martes, volvieron las malas noticias: una de mis pasiones, la Fórmula 1, había dejado de ser lo que era: vehículos lentos, feos y con motores que no sonaban apenas. El miércoles, la venta de Motorola también me afectó, ya que se dudaba de la continuidad de los Nexus y Motorola era la única salida. Hoy, por fin, parece que tales temas ya se han conseguido solucionar.


Ahora mismo estoy más animado que hace unas semanas: todo se lo debo a esos familiares y amigos. Noto que he madurado como persona en estas últimas semanas, lo cual me hace sentir aún mejor. Todavía tengo mis fallos, lo reconozco, pero, ¿quién no los tiene? El tener fallos es lo que nos hace humanos, nos hace distintos, hace mejorar la humanidad.
Siento que ahora mismo cualquier cosa es posible y que nada puede impedirme nada, que mis sueños, poco a poco, se van cumpliendo. Porque, como dijo el mítico fundador de la Scuderia Ferrari, Enzo Ferrari, Se lo puoi sognare, lo puoi fare (Si lo puedo soñar, lo puedo hacer).

Comentarios

Entrada popular

Explosiones de supernova V9.0

¡Hola!
Como todos los años, este año estuve en las Fiestas del Tabaco y el Pimiento de Jaraíz de la Vera. Y, como todos los años desde 2009, he estado en el espectáculo pirotécnico que da fin a dichas fiestas, un espectáculo espectacular (valga la redundancia), debido a la conjunción entre fuegos y música. Así, sin más, os dejo unas instantáneas de dicho momento. ¡Espero que os guste!









Excelente jornada de observación en espacio profundo

¡Hola!
Voy a compartir con vosotros la que es, de momento, mi mejor jornada de observación telescópica. Dicha jornada sucedió ayer, entre las 21 y las 22GMT, es decir, entre las 23 y las 24 locales. La calidad del cielo era excelente, buen seeing, ni el más mínimo soplo de aire, aunque bastante humedad.


Simulación del cielo y contaminación lumínica hacia la mitad de la observación, por Stellarium

Tras transportar el telescopio, junto a los oculares y el Sky Atlas 2000.0, empecé con mi aclimatación a la oscuridad. Gracias a la ausencia de farolas visibles y de ventanas iluminadas, ésta fue muy rápida. Mientras tanto, apunté con el telescopio a Polaris para efectuar pruebas de colimación y comprobar si el buscador estaba alineado. Ambas pruebas fueron satisfactorias. Una vez terminadas las pruebas, mis ojos estaban aclimatados a la oscuridad, de manera que, sin dificultad, podía ver la débil franja de la Vía Láctea, que iba desde la zona de Sagittarius hasta Cassiopeia (dicha constelac…

Casi no llega a tiempo, pero sí, tenemos el "cachivache" anual

¡Hola a todos!

Como ya sabéis, es tradición comprar un cachivache nuevo cada año. No obstante, ya ha finalizado el año, y no había ningún post sobre ello. Pero finalmente, puedo aseguraros que sí, que habemus aparato nuevo.
Pero antes hagamos una pequeña introducción. Tal y como podéis ver en Y así se cumple la "profecía"..., más o menos a mediados de 2014, adquirí un Google Nexus 5, un smartphone que me ha estado durando hasta ahora. Su rendimiento durante estos años ha sido muy bueno, ralentizándose en alguna aplicación que pudiera requerir potencia (algo normal en un smartphone presentado hace más de 3 años). Puedo decir, por tanto, que, hasta entonces, fue el mejor smartphone que tuve, debido, entre otras cosas, a su Android puro, y al enorme soporte de actualizaciones (como cualquier Nexus, siempre recibía las actualizaciones antes que el resto de smartphones del mercado).


Sin embargo, esa gran ventaja de recibir primero las actualizaciones, fue su verdugo: Google no la…