Ir al contenido principal

Viaje exprés a Madrid

¡Hola a todos!
Hacía tiempo que no me pasaba por aquí. Desde la última vez, he estado bastante atareado con los estudios, así como viniendo periódicamente al pueblo para pasar los fines de semana con los amigos. Sin embargo, no penséis que me he olvidado de vosotros.
Durante este tiempo, han sucedido varios sucesos. En primer lugar, afectando al blog, durante una semana, más o menos, el blog estuvo caído, sin embargo por ahora parece que todo funciona como debería.
En segundo lugar, ya fuera del propio blog pero dentro de la temática de la informática, en enero empecé a modificar la aplicación de WhatsApp de Android para incluir los emoji de Hangouts (los oficiales de Android KitKat). Recientemente, me animé a publicar esta modificación en Aptoide, la cual actualizo al momento cuando sale alguna actualización oficial.



Yendo a lo más personal, también fue hace poco cuando me fui a Madrid, de viaje, con mi amigo Miguel Ángel. A continuación os contaré la historia de dicho viaje.
Todo comenzó cuando, en diciembre, conocí la noticia de la Fernando Alonso Collection. Sin duda alguna me encantaría ir allí, pensé. Rápidamente contacté con algunos familiares que pudieran ser futuros visitantes de la capital española. Sin embargo, en enero yo no podría ir, a causa de los exámenes de la facultad.
Comenzó febrero. Volvía a estar libre en tanto que los exámenes había finalizado, pero sin embargo decidí ir todos los fines de semana al pueblo debido a que un amigo mío iría al extranjero. Quería pasar unos últimos momentos con él antes de que se encaminase rumbo a Lisboa para coger un avión que no le traerá de vuelta hasta dentro de un año al menos.
Marzo. El mes comienza de la misma forma que el anterior, cuando de repente, a finales de mes, y tras haber perdido la esperanza por quedar apenas un mes de exposición, acontece un cúmulo de casualidades que, por supuesto, ha hecho posible esta historia. En primer lugar coincidió con que en la semana siguiente habría una huelga de varios días, por lo que me quedaría una semana completa (esto es, entre diario) en el pueblo. En segundo lugar, coincidió también con que dicha huelga sucedió 2 semanas antes de Semana Santa, por lo que el ritmo de estudio era ligeramente menor, algo que facilitaría un viaje de tal magnitud.



Por último, coincidía con que Miguel Ángel, que está estudiando en Madrid, vendría al pueblo para luego retirarse a su ciudad de estudio, algo que haría presuntamente el miércoles o jueves de aquella semana, permitiéndome también pasar mi primera noche madrileña en 2 años, en su piso.
La tarde del miércoles 26 de marzo nos dirigimos a la cercana Navalmoral para coger un autobús que nos acercase a la capital española, sin embargo por apenas 2 minutos no llegamos a tiempo, por lo que tuvimos que conformarnos con el tren, el cual sería más lento debido a sus múltiples paradas. Cuando llegamos a su piso, en Madrid, apenas quedaban unos minutos para medianoche.
Antes de apagar las luces para entregarnos a Morfeo, dedicamos unos minutos para planear lo que haríamos al día siguiente, debido a mi indecisión sobre ir por la mañana o por la tarde a la exposición. Decidimos finalmente que, por temas de puntualidad a la hora de volver a mi residencia verata, lo mejor sería que visitase la exposición por la mañana, dedicando las horas post-almuerzo a visitar a mi familia de Madrid.
El plan no sufrió variaciones a lo largo de su realización, por lo que pude visitar la exposición, donde hice una buena cantidad de fotos (ver galería). A continuación os dejo con algunas de ellas (click en ellas para ver sus datos EXIF):





Una experiencia, sin duda, inolvidable para un seguidor de este deporte como yo, la cual me gustaría repetir en un futuro cercano, siempre que se vuelva a realizar una exposición así.

Comentarios

Entrada popular

Como cada año, tenemos "cachivache" nuevo

¡Hola!
Como bien dice el título, y al igual que el octubre pasado (léase Nuevo miembro de la "familia": mi primera DSLR), he aprovechado el dinero ahorrado para comprar un nuevo objeto tecnológico, esta vez en aras de incrementar mi rendimiento académico. Pero antes, tal y como hice el año pasado, toca una breve introducción.
Remontémonos al 24 de agosto de 2009. Tras el boom de los smartphones gracias al iPhone de Apple, y tras estar con un pre-smartphone (Motorola RAZR V3x), decidí comprar mi antiguo Nokia 5800 XpressMusic (véase Mi nuevo móvil). Por aquel entonces, se trataba de un smartphone puntero, que rivalizaba con la primera y entonces única generación de iPhone. Sus grandes bazas: una pantalla táctil, conectividad 3G y WiFi, GPS...


Gracias a este móvil con internet, podía navegar prácticamente en cualquier parte, dejando entonces el ordenador para navegar por páginas más complejas o incluso sólo para escribir. Sin embargo, pronto la pantalla se me quedó pequeña (3.…

Por unos meses (de momento), mi nuevo hogar

¡Hola a todos!
Sí, se que os he tenido abandonados por un largo tiempo, que mi última entrada fue hace mucho, pero hay un motivo bastante importante para ello, que quiero compartir con vosotros.
Como comenté en una de mis entradas anteriores, he estado cursando el Grado Superior en Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma. Comencé a estudiar dicha titulación el año pasado, por lo que este año he estado realizando segundo curso.
Tal y como alguno de vosotros sabréis, los grados superiores se caracterizan por ser unas titulaciones cortas, las cuales, en condiciones óptimas, se terminarían en 2 años, durante los cuales estaría el período de 400 horas de Formación en Centros de Trabajo (comúnmente conocida como las prácticas). Por lo tanto, y siendo la fecha que es, en teoría, y si se hubiesen dado dichas condiciones óptimas, yo ahora mismo debería de estar en dichas prácticas. Pero... ¿se dieron las circunstancias? ¿o tuve que esperar a la temporada de evaluaciones extraordinarias? Bue…

Excelente jornada de observación en espacio profundo

¡Hola!
Voy a compartir con vosotros la que es, de momento, mi mejor jornada de observación telescópica. Dicha jornada sucedió ayer, entre las 21 y las 22GMT, es decir, entre las 23 y las 24 locales. La calidad del cielo era excelente, buen seeing, ni el más mínimo soplo de aire, aunque bastante humedad.


Simulación del cielo y contaminación lumínica hacia la mitad de la observación, por Stellarium

Tras transportar el telescopio, junto a los oculares y el Sky Atlas 2000.0, empecé con mi aclimatación a la oscuridad. Gracias a la ausencia de farolas visibles y de ventanas iluminadas, ésta fue muy rápida. Mientras tanto, apunté con el telescopio a Polaris para efectuar pruebas de colimación y comprobar si el buscador estaba alineado. Ambas pruebas fueron satisfactorias. Una vez terminadas las pruebas, mis ojos estaban aclimatados a la oscuridad, de manera que, sin dificultad, podía ver la débil franja de la Vía Láctea, que iba desde la zona de Sagittarius hasta Cassiopeia (dicha constelac…